cescem corrientes

CESCEM CORRIENTES

CENTRO DE EX SOLDADOS COMBATIENTES EN MALVINAS DE CORRIENTES

Hoy es  ""

Sitio Web

Noticias

Todas las Noticias 2017

<< pagina anterior


02/04/2017 - fuente: Diario EPOCA

“Cuando un hombre cae herido no hay diferencia de nacionalidad”

Miguel García fue trasladado como herido de guerra en el trasatlántico Canberra, utilizado por la marina inglesa para el transporte de unidades militares, pero también como buque hospital sobre el término del conflicto. A bordo fue intervenido quirúrgicamente.

Para Miguel hubo un antes y un después en la mirada que pudo tener sobre el conflicto que derivó en la Guerra de Malvinas, justo después de abordar, como prisionero, al trasatlántico Canberra. Pasaron muy pocas horas de ser trasladado abordo del buque – uno de los varios que sirvió como hospital durante el conflicto hasta que los médicos resolvieron su intervención quirúrgica.

 

LA PRENSA INGLESA DIO CUENTA DE LA HISTORIA DE MIGUEL A BORDO DEL CANBERRA.

Estuvo a punto de ser alcanzado por la última bomba que cayó en la batalla conocida como el desembarco de San Carlos. Y ahora, en camas contiguas, había soldados ingleses y argentinos siendo tratados por igual para su recuperación. Combatientes, jóvenes como él, a quienes les había tocado la misión de defender los intereses de su país con su vida. Y que habían resultado heridos en el mismo combate, un par de horas antes.

John Dillon era uno de ellos, y se recuperaba de una lesión en un brazo. Pero lo suyo había sido más grave. El balazo que le provocó una fractura expuesta de fémur le destruyó los músculos de los cuádriceps y parte de la rótula. Y se alojó a pocos milímetros del canal medular y del sistema de irrigación arterial.

Estuvo muy cerca de morir. Y ahí, tras ser operado, tomó conciencia.

Isabel Walker se llamaba la periodista que narró la historia de su tratamiento junto a la del soldado John Dillon.

Para sorpresa de Miguel, a los pocos días comenzó a llegar correspondencia desde Gran Bretaña, y continuaron llegando desde entonces.

 

PARA MIGUEL, RELATAR SU HISTORIA LO AYUDA A SANAR HERIDAS QUE TODAVÍA DUELEN.

La guerra de los gobiernos

“Buenos días, nos presentamos Poppy y mis dos hijas Vanessa y Philippa. Hemos visto su fotografía en la prensa inglesa, a bordo del barco Canberra. En la foto parece muy asustado. Espero que haya alguien allí que hable español. Mi hijo también está en la sudatlántica. Tenemos mucho miedo por él. ¿Te espera tu familia en Argentina? ¿Pronto estarán juntos, verdad? Aquí no odiamos a los argentinos. Esa es una guerra entre nuestros gobiernos. Y qué lastima que tengan que pelearla soldados y marineros de nuestros países. Esperamos con todo el corazón que sea usted muy feliz. Que se sienta pronto mejor. Que se reúna con su familia lo antes posible. Después de la guerra puede escribirnos a Inglaterra, Miguelito, donde usted tiene a sus tres amigas: Poppy, Vanessa y Philippa”.

La carta la escribió la madre de un soldado inglés, quien además era profesora de lengua española. Mantuvieron correspondencia hasta los 90. También con quienes lo cuidaron, Anna y Frank Taylor, y con otras familias inglesas (los Barlow y los Morris) con quienes estableció un afecto a la distancia por correspondencia. Ahora espera retomar contacto y poder conocerlos personalmente, ya que pasaron a ser “como familia”.

<< pagina anterior


 

Archivos de Noticias


Noticias de interés general

 


1982 - 2015 / Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas de Corrientes.
Copyright © a.m diseños web - Todos los Derechos Reservados. Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual.

ir arriba